RITO DE PASAJE

SOLEDAD DAVIES

 
Podríamos decir que la espiritualidad es un viaje desde la conciencia de separatividad a la conciencia de unidad. Como dos modos de experiencia y estar en el mundo: percibiéndonos separados del entorno, de lo que nos sucede y la naturaleza; y, por otro lado, percibir que, como dice Rilke, nuestra interioridad nos rodea. Se trata de un des-centramiento para centrarnos en otro dimensión. Y este pasaje implica un morir a la dimensión anterior. El centro personal se experimenta como arrancado de su propia imagen a partir de lo cual la personalidad florece arraigada en su identidad profunda.
 
El autoconocimiento es parte esencial de la espiritualidad porque, por un lado, es ver lo que no somos, descubrir que confundimos nuestra identidad con un construcción mental a la cual esta ligada ciertas imágenes y sensaciones que valoramos. Esta es una identidad que se percibe separada de su entorno y no se reconoce en su destino.
 
La tarea de autoconocimiento, desde la antigüedad, esta orientada a recordar la expresión autentica y espontánea de quienes somos, lo cual refiere no solo a las percepciones subjetivas interiores sino a aquello que sucede en nuestro entorno, en el mundo externo.
 
El conocimiento de si mismo requiere un compromiso con reconocer nuestros mecanismos de defensa y habilitar un espacio para la vulnerabilidad. Es por eso que ver lo que no somos y aceptar nuestras limitaciones y reacciones implica mucho coraje.
La vulnerabilidad implica una gran valentía: la valentía de la desnudez, la valentía de volvernos transparentes.
 
La vulnerabilidad requiere valentía porque, en ese espacio, uno se encuentra cara a cara con la muerte. Con la muerte de esa imagen/constructo mental que defendemos. Es por eso que, comúnmente reaccionamos y nos defendemos en las situaciones donde vemos cuestionada o amenazada nuestra imagen.
 
Cuando, ante alguna conflicto o problemática, las personas pueden conversar mediante un dialogo sincero y una escucha receptiva, que vaya mas allá de los habituales mecanismos de defensa y permita indagar en las capas mas profundas del psiquismo, ambas personas tienen la posibilidad de una profunda transformación.
 
Sin embargo, usualmente, ante estas situaciones, la conversación mas común queda en capas muy superficiales del tipo espejito rebotín, o “papa caliente”, que incluye frases celebres tales como “yo no soy si”, “eso no es lo que pasó”.. o hablar arriba del otro…etc etc
Buscar quién tiene la razón en una conversación no permite sumergirnos en las napas psicológicas más profundas, en las movitaciones ocultas; y aparece velozmente (y mucha veces ferozmente también) un rechazo al registro del otro.
 
Es decir, el otro se vuelve una amenaza de la cual es necesario defenderse.
 
Una vida espiritual sin una orientación genuina a ir más allá de estas defensas que abra un espacio de indagación sincera en la relación con si mismo y el entorno, es new age vacío, slogan.
 

Soledad Davies
Noviembre 2019

ACERCA DE LA AUTORA

 

Soledad Davies es astróloga profesional, docente e investigadora. Estudió Astrología en la Escuela Casa XI con Eugenio Carutti en Buenos Aires, Argentina, y con profesionales de manera privada para ampliar la visión y las técnicas. También estudió Cosmología Arquetipal con Richard Tarnas en San Francisco, USA con quien continúa aprendiendo. Realizó el Posgrado en Astrología y Astronomía Cultural por la Universidad de Gáles donde actualmente es estudiante de Máster y prepara su disertación investigando la relación de la Astrología y los Estados Ampliados de Conciencia (EAC). Trabaja en consultoría privada donde integra recursos terapéuticos somáticos y transpersonales. Además es docente de Astrología y temáticas afines a la percepción simbólica. A iniciado y coordina la Plataforma Educativa PsicoCymática.

Si te gustó esta nota puedes compartirla: 

¿Tienes consultas?

¿Tienes consultas?