Introducción a las Dignidades Esenciales

CONFERENCIA DE JOSÉ MANUEL REDONDO

Además de ser docente del primer nivel de la Carrera de Astrología de PsicoCymática, José Manuel Redondo (Capulus) es ensayista, poeta, traductor, profesor e investigador académico, doctor en Filosofía Antigua, tiene más de veinticinco años de experiencia como astrólogo consultor y es un iniciado practicante de diversas tradiciones mistéricas de espiritualidad afrocaribeña. En el marco del ciclo de conferencias abiertas con el que presentamos el programa de estudios de la carrera, él desarrolló durante esta charla una introducción a la doctrina y la técnica de las dignidades esenciales, a las que definió como un “sistema de valoración de la expresión de los planetas en la vida de las personas”.

Este sistema, explicó, estuvo presente en la tradición astrológica ya desde la Antigua Grecia, pero fue en la Edad Media que los cinco distintos tipos de dignidades esenciales fueron jerarquizados según un orden de importancia a la hora de determinar cómo se modifica la expresión de cada planeta según el signo en el que se encuentra. En primer lugar están las dignidades por domicilio, que son las que más fuerza le otorgan al planeta para expresar su esencia, luego las exaltaciones, a continuación las triplicidades, después los términos y por último los decanatos.

Remontándose al origen de esta doctrina, José Manuel explicó que “los domicilios tradicionales no se dedujeron por parecidos entre signos y planetas, como sí se infirió la regencia de los transpersonales, sino que es una cuestión más bien de carácter astronómico y climático. Al momento del año de mayor luminosidad en el hemisferio norte, los dos primeros meses del verano, se le asignaron las regencias de las luminarias, y luego, en el orden caldeo (que es un orden relativo a la velocidad de los planetas), en segmentos equidistantes, es decir a ambos lados de Cáncer y Leo, se asignó la regencia por domicilio de Mercurio para Géminis y Virgo, de Venus para Libra y Tauro, de Marte para Aries y Escorpio, de Júpiter para Piscis y Sagitario, y de Saturno, la esfera más fría, para Acuario y Capricornio, los meses de la temporada invernal de menos luminosidad”. Esto da como resultado “un sistema cerrado donde los regentes del orden físico y natural, de los siete días de la semana y de las horas del día, forman un equilibrio perfecto de tensión entre los opuestos”.

Para ilustrar los modos de relación entre signos y planetas que implican estos cinco niveles de regencias, Capulus lo puso en los términos de los textos medievales, que hablan del planeta en su domicilio como “un rey en su reino”, o sea una fluidez como la de estar en casa, y del planeta en su exaltación como “un rey invitado de honor en otro reino”, una condición de reconocimiento, simpatía y afinidad, y además una posición de poder. Las triplicidades, por su parte, implican un tipo de fortaleza asociada a “la suerte, la amistad, la armonía”, dijo. Y por último los planetas que están tanto en los términos como en los decanatos que los rigen cobran una fuerza “similar a la que adquieren en su domicilio —afirmó— pero un tanto más limitada, en comparación”. Cuando un planeta no está en ninguno de los signos que lo rigen, se dice que está peregrino; si está en el signo opuesto a su domicilio, se lo llama en detrimento; y si está opuesto al signo de su exaltación, en caída o exilio.

Según el punto de vista de José Manuel, dejar de lado las esferas de los planetas transpersonales a la hora de considerar las regencias no implica negar su importancia, que se puede constatar entre otras cosas en los aspectos que forman con otros planetas y cuando se encuentran en posiciones angulares. Pero que estén más allá de Saturno implica que están “más allá del tiempo, que es nuestra conciencia ordinaria, más allá del nacimiento y de la muerte, más allá de la administración cósmica que presiden los siete planetas tradicionales”, y por lo tanto “no tienen lugar en el sistema de administración natural y física del mundo”.

Carrera de astrología

Un programa de estudios integral, 100% online, que reúne las prácticas milenarias de la astrología, los aportes de la psicología moderna, los avances de la psicología profunda y transpersonal, y también los fundamentos filosóficos y cosmológicos de la astrología desde sus orígenes hasta la actualidad.

Esta combinación da como resultado una novedosa integración de saberes y técnicas que recuperan y actualizan el conocimiento simbólico y espiritual de la astrología en el complejo contexto sociocultural actual.

Si te gustó esta nota puedes compartirla: 

Contenido destacado

Historia de la Astrología | Nicholas Campion

Leer más →

Esoterismo y astrología | Soledad Davies

Leer más →

Magia astrológica | José Manuel Redondo

Leer más →

Alquimia vegetal | Entrevista a Julio Azcoaga

Leer más →