La carta natal de Louisa May Alcott

POR TAMARA BROWN

Tamara Brown, alumna de la carrera de Astrología de PsicoCymática, propone un acercamiento al análisis de la carta natal de la escritora Louisa May Alcott, nacida el día 29 de noviembre de 1832 a las 00:30 en Philadelphia. Este artículo fue elaborado originalmente como trabajo práctico para integrar los conocimientos adquiridos durante los cursos del primer nivel de los tres que componen la carrera.

Luna en Acuario: un hogar vanguardista

De acuerdo a la posición por signo de la Luna (Acuario), podríamos hipotetizar que la experiencia temprana de esta persona tuvo lugar en un ámbito siempre cambiante, de apertura y relación con diferentes personas que van y vienen, formando parte del mundo afectivo de la niña de modo intermitente. El nido familiar fue posiblemente un espacio en que se valoraba el desarrollo intelectual y la creatividad, con circulación de ideas humanitarias y de fraternidad, tal vez con ideas rupturistas respecto de los sistemas de valores establecidos en la época. 

La imagen materna de una luna en Acuario está relacionada precisamente con una presencia intermitente, que puede tornarse impredecible o estar ausente aun en la presencia (por una cierta frialdad o porque tenga la atención dispersa en múltiples puntos). De ahí que las tendencias emocionales de una persona con luna en Acuario tengan que ver con el desapego, porque en sus primeras experiencias aprendió a afectivizar la ausencia de refugio: se siente protegida cuando está en libertad, por lo que tenderá a defenderse de las relaciones de intimidad, huyendo del contacto cercano (físico y emocional) o generando vínculos de tipo impersonal, en los que no se sienta comprometida a permanecer. Además, tendrá tendencia a disociarse de sus necesidades corporales y emocionales, que remiten a tiempos lentos y a una dimensión que no se puede capturar por la razón. 

En el caso de Louisa, su madre fue una de las primeras trabajadoras sociales remuneradas en Massachusetts. Se puede identificar aquí la cualidad acuariana de la luna de Louisa: una madre a la vanguardia, ocupada en una causa social, y que tuvo un trabajo remunerado (punto en que puede reconocerse la regencia de Saturno de la casa en que se encuentra la luna). Fuera de este dato, es notable que en los relatos biográficos de Louisa apenas figura información sobre su madre, lo cual también se puede pensar en sintonía con la cualidad acuariana de su Luna. 

Considerando que la luna simboliza los primeros años de vida, la casa, los cambios en la vida diaria, lo cotidiano —sobre todo teniendo en cuenta que en este mapa natal se sitúa en la casa 6—, podemos identificar la luna en Acuario en la infancia de Louisa en lo siguiente: se la describe como una niña que nunca lloraba ni se enfermaba, que siempre estaba en movimiento e intentando aprender cosas nuevas. Su padre tenía amigos escritores y filósofos que visitaban la casa y que influyeron notablemente en su carácter, incluso participaron de su educación (es posible reconocer aquí el sextil de la Luna con Mercurio, que está situado en Sagitario y además es el regente del Ascendente natal). 

Su padre no podía mantener un trabajo fijo y la familia debía mudarse continuamente por sus grandes dificultades económicas. Además, es importante señalar que su padre tenía ideas sobre la educación muy innovadoras para su época: cuestionaba los métodos tradicionales de enseñanza y fundó una escuela donde se implementaban métodos alternativos, menos basados en la memoria y más en la promoción del pensamiento propio en los alumnos. Contrató a varias maestras mujeres, lo que resultaba algo muy progresista en el ambiente tradicional de la época, y también admitió a un niño afroamericano en la escuela, sosteniendo que la educación debía ser igual para todos. Esto generó una gran controversia y, debido a las tensiones que crecían alrededor de sus metodologías heterodoxas de enseñanza —que cuestionaban los valores cristianos establecidos—, la escuela debió cerrar.

Otro de los proyectos del señor Amos Alcott que merece ser mencionado, en la medida en que guarda correspondencia con la luna en Acuario de Louisa, es su intento (junto con algunos de sus amigos intelectuales) de crear una comunidad utópica. La llamaron Fruitlands, y funcionaba sobre la base de las premisas de vivir de la naturaleza, alimentarse de vegetales y frutas, no consumir ningún producto que fuera consecuencia del trabajo esclavo ni de la explotación animal (por ejemplo, no utilizaban aceite para las lámparas porque implicaba complicidad con la cacería de ballenas) y llevar una vida austera. El proyecto duró seis meses y se disolvió a causa de las tensiones que generó la convivencia entre la familia nuclear y los grupos de gente desconocida que el padre de Louisa había reclutado para participar de la comunidad. 

Además de la clara manifestación de la cualidad acuariana en esta experiencia temprana de Louisa, es notable también la regencia saturnina de Acuario, que se revela en la implementación de estrictas reglas, la austeridad como valor de la vida social y la repetición del escenario de la carencia económica como límite. Al ser Saturno el regente de la casa 6, donde se encuentra la Luna, y como Saturno es un significador del padre (sobre todo tratándose de una carta nocturna) y tiene un emplazamiento particularmente fuerte por su posición angular, hace sentido que la vivencia lunar de Louisa esté fuertemente relacionada con la figura de su padre. 

Por otro lado, hay algunos datos biográficos que podrían relacionarse con la cuadratura de la luna con Marte. Dentro de este núcleo familiar —la familia ampliada, con la participación de los amigos intelectuales de su padre—, Louisa se formó como abolicionista y feminista, y toda su vida sostuvo aguerridamente estos valores. Se volvió una defensora de los derechos de las mujeres, incluso fue la primera mujer en registrarse para votar en las elecciones de Massachusetts. Vemos aquí la expresión de la energía marciana proveniente de los valores aprendidos en la infancia, tanto por el modo en que los defendió durante su vida como por su valentía e iniciativa. De hecho, por su adhesión a la causa abolicionista, se ofreció a participar como enfermera en la Guerra de Secesión. Vemos aquí una articulación entre los ideales de su luna en Acuario con la expresión marciana del tomar acción, incluso en el escenario literal de una guerra. 

Podríamos pensar que este aspecto de la luna con Marte se expresó en términos de una identificación con su energía masculina (incluso publicó sus primeros cuentos con un seudónimo masculino). Las funciones lunares de cuidado y protección se proyectaron sobre su familia de origen, cumpliendo ella allí un lugar de proveedora y defensora de los suyos. Asimismo, retomando la cualidad acuariana de su luna, sus ideales feministas pueden haber sido el argumento ideológico al que se aferró para no abrirse afectivamente a un espacio de intimidad corporal y emocional con otro, como implica una relación de pareja. 

Femenino y masculino

En este sentido, es pertinente aproximarnos al análisis de la relación Venus-Marte en la carta de Louisa. Marte se encuentra a 25° del signo de Tauro y Venus se ubica a 8° del signo de Capricornio. No existe entre ellos un aspecto por orbe; sin embargo, ambos se encuentran en signos de tierra, por lo tanto están en aspecto de trígono por signo. Comparten el ritmo femenino y el pulso receptivo propio del elemento. En principio, esto podría ser una pauta para pensar que la expresión de cada una de las energías se verá facilitada. Sin embargo, hay que notar que Marte, al estar en uno de los signos de su detrimento, se sitúa en una posición de debilidad esencial, y además se encuentra retrógrado, en una casa cadente. Esto podría estar indicando una cierta dificultad para la expresión de la energía marciana. 

No obstante, de la biografía de Louisa se desprende que tenía una fuerte identificación con el lado masculino: salió a trabajar desde muy joven para proveer de recursos económicos a sus padres y hermanas (aquí es posible reconocer a Marte en Tauro) y, como ya se mencionó, defendió toda su vida la postura de mantenerse soltera porque la presencia de un hombre podría implicar una pérdida de su libertad y autodeterminación.

Relacionando este punto con la dinámica Venus-Marte, por un lado es posible reconocer la manifestación de su Venus en Capricornio: la apertura a un otro, la atracción, la conexión con la sensualidad de la vida y la actitud de seducción están coloreadas por la cualidad capricorniana, que es más bien austera, fría, seca, restrictiva. Venus se encuentra situada en la casa 4, lo que indicaría que se despliega especialmente en el hogar. Así fue en el caso de Louisa: lo que conocemos de su vida habla del disfrute en compañía de su familia primaria, el valor que siempre tuvo la relación con su padre, el valor del trabajo y la obtención de recursos para su familia. El movimiento hacia afuera de su círculo primario tuvo que ver con su vida profesional, pero no con formar pareja ni una familia propia. 

Cabe señalar que la casa 5 —que representa las temáticas del amor romántico, el flirteo, el placer sexual, los hijos— tiene su cúspide en el signo de Capricornio, es decir, está regida por Saturno. Podría haber en este punto una pista en relación con lo restringida que estuvo esa área en la vida de Louisa, sobre todo considerando la posición angular de Saturno en su mapa natal, comandando desde la casa 1 la expresión de su energía vital, y que en tanto planeta maléfico contrario a secta en esta carta, es esperable que haya representado un importante desafío en las áreas que rige por domicilio y en su vida en general. 

Sin embargo, no podemos dejar de mencionar que, estando Júpiter angular en la casa 7 y dignificado por domicilio, llama la atención la ausencia de vida de pareja en Louisa. Una hipótesis posible es que haya operado la oposición por signo que Saturno le hace a Júpiter, limitando aquello que en otras circunstancias Júpiter podría haber expandido. Asimismo, podríamos pensar a Júpiter amplificando de tal modo el peso de la institución del matrimonio que resultó imposible para Louisa proyectarse en un vínculo de pareja que no lo abarcara todo y resultara abusivo de su individualidad. 

El Medio Cielo

Indaguemos, por otro lado, en los significados del Medio Cielo. Se encuentra a 16° del signo de Géminis, en el decanato de Marte y el término regido por Venus. El planeta que rige por domicilio el Medio Cielo es Mercurio, que se encuentra en la casa 4 en el signo de Sagitario y, como ya se señaló, es además el regente del Ascendente de este tema natal. 

Los significados del Medio Cielo, entonces, ligados a la vida profesional, los lugares de exposición pública, las metas y ambiciones profesionales, las relaciones con la autoridad, tendrán la cualidad geminiana de lo múltiple, lo lúdico y lo exploratorio: podría ser que la nativa tenga éxito en diversos ámbitos profesionales, o que sus metas sean cambiantes, que tenga una relación flexible con las figuras de autoridad, que sea habilidosa con las tareas de comunicación y asociación de ideas y personas. Considerando que Mercurio, el señor de su domicilio, se encuentra en Sagitario, podríamos pensar que esta persona tendrá facilidades con el quehacer intelectual y la comunicación, y es esperable que pueda articular esa habilidad con una meta profesional; que será extrovertida y con una actitud curiosa, direccionada hacia el mundo externo, con ganas de conocer y conectar diferentes universos. 

Los datos biográficos de Louisa nos permiten identificar esta relación, dado que su práctica de la escritura se convirtió en su profesión y fue reconocida mundialmente por ello. Asimismo, es posible conectar la zona del Medio Cielo con la casa 4, donde se encuentra su regente, ya que Louisa triunfó profesionalmente escribiendo una novela que relataba, con tinte autobiográfico, la vida y aventuras de su propia familia (en su biografía se menciona que Louisa gustaba de escribir otro tipo de literatura, el género de suspenso, pero esas obras casi no tuvieron impacto en los lectores).  

Marte, Venus, el Sol, Mercurio y Saturno

Continuemos nuestro análisis abordando posibles significaciones de las posiciones de Marte, Venus, el Sol, Mercurio y Saturno. Marte se ubica en el signo de Tauro, en la casa 9. Las actividades que le recomendaría practicar a esta persona son las que le permitan tomar contacto con la materia concreta, que despierten lo sensorial y el placer corporal. Por ejemplo: cocinar, realizar tareas de huerta, estar en contacto con la naturaleza, realizar catas de vinos o café. Entre los deportes, se podrían sugerir aquellos que focalizan en la acumulación de fuerza sin implicar mucho movimiento, tales como la musculación. También el yoga o algún arte marcial, dado que son deportes en los que se valora la paciencia, así como la estabilidad y belleza de los movimientos (allí estaría en juego Venus, la regente de la casa en la que Marte se encuentra en esta carta); además, son actividades enmarcadas en filosofías y sistemas de creencias, lo que resulta acorde para Marte expresándose en el área de la casa 9. 

Venus, por su parte, se encuentra en el signo de Capricornio, en la casa 4. Por lo tanto, esta persona podría verse inclinada a valorar lo tradicional en la expresión artística, podrían gustarle las obras (pictóricas, literarias, musicales, teatrales, o cualquier tipo de arte) que han sido consagradas por algún sistema de autoridad, o las que dan expresión a valores morales tradicionales; las obras que dan cuenta de lo que permanece a pesar del paso del tiempo, las que representan su patria o comunidad de origen. Además, es probable que aprecie la sobriedad y sencillez en el arte. 

Como ya hemos señalado, a Louisa siempre le gustó escribir, y desde joven hizo de ese interés (que tiene un lado artístico importante) su profesión; a partir de su trabajo fue capaz de convertir su inclinación artística en un medio de vida para ella y su familia. Es posible ver, entonces, la manifestación de su Venus en Capricornio en casa 4. Además, es de notar que las obras con las que se tornó conocida como escritora y que la volvieron exitosa y le permitieron ganar dinero fueron obras destinadas al público femenino (Venus) y que abordan fundamentalmente las temáticas que atraviesan la vida familiar (casa 4) y los valores tradicionales a preservar: la decencia, la honradez, el respeto por los mayores, la laboriosidad, la abnegación, la austeridad, las “buenas maneras”, el recato y el valor de la pobreza, que remiten a la cualidad capricorniana con la que se expresa su Venus.  

En cuanto al Sol, por su ubicación en la casa 3, los vínculos centrales para su desarrollo serán los que mantenga con hermanos, parientes y vecinos, así como las relaciones con su entorno cercano. Además, tendrán especial importancia las actividades relacionadas con la comunicación, el aprendizaje, el intercambio de información, conversaciones y contactos breves entre personas. Estando el Sol en Sagitario, la persona probablemente encontrará en estas áreas un escenario para transitar sus viajes externos e internos, esos caminos que la lleven a ampliar su cosmovisión, integrar experiencias y generar nuevas síntesis de conocimiento, así como amplificar su visión del mundo y de sí misma.

Considerando la biografía de Louisa, podríamos pensar que su Sol en Sagitario en casa 3 se desplegó a partir de la estrecha relación que la unía a sus hermanas, con quienes compartía creencias, valores, travesuras, expectativas, deseos, miedos; con quienes podía expresarse de manera auténtica. En los mundos que creó con su imaginación y plasmó en su escritura, se desplegó el espíritu aventurero del Sol en Sagitario. En el universo de la saga de Mujercitas, en particular, Louisa recreó el período de su juventud junto a sus hermanas y su vecino —quien se vuelve alguien cercano, casi de la familia— en un relato autobiográfico que permite vislumbrar varios rasgos de la propia Louisa en el personaje de Jo: su amor por la lectura y la escritura, su carácter fueguino y salvaje —incluso se la describe como parecida a un potro, brusca, indomable—, su ser temerario, su valentía, su alegría (era la que levantaba el ánimo de todas las chicas en los tiempos penosos) y su confianza en la vida. En los relatos biográficos sobre Louisa se describe su fuerza y su viveza de espíritu, lo que se corresponde con el personaje de Jo. 

Incluso la decisión de escribir sobre ella y sus hermanas y reconocer el carácter autobiográfico de la narración podría estar hablando de la expresión de su Sol en 3, que se compartió al mundo a través de la comunicación escrita; y de su Sol en Sagitario en particular, porque en ese relato se enhebra una visión integradora de su vida y la de sus hermanas en el entorno en que tuvo lugar su infancia y juventud, así como el modo en que fueron transformadas por sus experiencias vitales.  

También es posible acercarnos al Sol como significador de la imagen paterna de la persona. En este caso, estará embebida de la cualidad sagitariana: verá a su padre como optimista, aventurero, confiado, buscador de sentidos trascendentes o verdades espirituales, curioso por culturas extranjeras. Podrá verlo como un maestro, un gurú, un intelectual, como alguien sabio y benefactor, alguien que distribuye justicia. Al mismo tiempo, podría resultarle una persona dogmática, alguien que niega el conflicto y avanza con un optimismo ciego, o alguien derrochador. 

Efectivamente, el padre de Louisa reunía varias de estas características. Era un intelectual y pedagogo, interesado en la filosofía —pertenecía al círculo de la filosofía trascendentalista, expresión que remite claramente a la cualidad sagitariana— y los sistemas de educación; estaba a favor de la abolición de la esclavitud y en contra de las desigualdades de clase y género. Tanto Louisa como sus hermanas estudiaron en su casa con su padre como maestro, ya que él estaba a favor de que las mujeres también recibieran educación. También es notable que los proyectos educativos y utópicos de su padre, que llevaba adelante con dinero prestado, llevaron a la familia a repetidas situaciones de grandes dificultades económicas. Podríamos reconocer aquí ese rasgo de lo sagitariano que mencionábamos anteriormente: el padre de Louisa mostraba un gran optimismo en relación a sus proyectos, tal vez con una percepción algo distorsionada de su factibilidad y posibilidad de sostenerse en el tiempo, y arriesgaba los recursos de su familia una y otra vez por seguir sus ideales de verdad y distribución de justicia. 

El Sol no tiene aspectos por grado, pero sí se encuentra en un vínculo de copresencia con Mercurio, ambos en el signo de Sagitario. Esta condición es visible en la imagen paterna de Louisa, ya que su padre estaba interesado por la enseñanza y el aprendizaje y fue quien le transmitió a Louisa el valor de la lectura y la escritura. Asimismo, su padre era amigo de intelectuales y escritores importantes de la época, quienes eran asiduos visitantes de la familia y con los que emprendió sus diversos proyectos educativos. Por último, cabe resaltar que Louisa nació el mismo día del cumpleaños de su padre, por lo que sus soles se encuentran ambos en el signo de Sagitario. Este punto podría reforzar la identificación de Louisa con la imagen paterna. 

A partir de la ubicación de Mercurio, que se encuentra en el signo de Sagitario, es posible hipotetizar que esta persona se comunica de un modo vivaz, entusiasta, inteligente, amplio, que logra transmitir algo del orden misterioso de la vida y sus caminos. Estando en la casa 4, podría ser que se exprese particularmente en el ámbito familiar o cualquier otro círculo de pertenencia; o que quiera comunicar cuestiones vinculadas a la historia de su comunidad de origen; o que le interesen las temáticas de la familia, el padre, las tradiciones, los orígenes. Este parece ser el caso de Louisa, quien, como ya hemos señalado, comunicó a través de sus creaciones literarias su mirada sobre su mundo de la infancia, el nido familiar, las relaciones con los padres, el armado de nuevos hogares. Su escritura guarda un estilo realista y rico en detalles de la vida cotidiana de los personajes (característica en la que podría verse la cualidad de Mercurio rigiendo el signo que asciende en la carta, Virgo), pero que al mismo tiempo se articula en una mirada que percibe y busca un sentido integrativo para esas experiencias; de su narración se desprenden enseñanzas de vida —incluso es posible identificar ciertos personajes que juegan el rol de maestros, de sabios— y lecciones morales, mismo un sentido de la justicia, todas temáticas que remiten a la cualidad sagitariana de Mercurio (en este sentido también podría articularse la fuerte presencia de Júpiter en la carta, dado que además es el regente de la casa 4, donde se encuentra emplazado Mercurio). 

Saturno, por último, se ubica en Virgo, el signo que asciende en la carta, en la casa 1. Al estar en la primera casa, Saturno ejercerá una fuerza muy notoria en el comportamiento de la nativa, su imagen personal, sus actitudes hacia el mundo externo y sus inclinaciones. Como además es el maléfico contrario a secta, estas áreas se verán especialmente dificultadas. Es posible que esta persona encuentre muy desafiante su relación primera con el mundo, que su expresión psicofísica sea tensa, de seriedad o melancolía, que experimente límites en cuanto a la vitalidad de su cuerpo físico y su ánimo. Este último punto es especialmente probable, dado que Saturno está en Virgo: puede darse que, cuando no pueda mantener el control o plasmar sus objetivos a largo plazo, la dificultad se traduzca en somatizaciones físicas y nerviosas. Podría suceder también que la actividad de Saturno en Virgo en la primera casa exacerbe el sentido crítico sobre la propia persona. 

Ascendente y destino 

La casa 4, donde se ubica el regente del Ascendente, fue una de las más activas a lo largo de toda su vida. Como hemos mencionado, con motivo de la inestabilidad económica de la familia Alcott, Louisa atravesó numerosas mudanzas. Es posible reconocer en este punto a Saturno en la casa 1, que podría estar significando tanto al padre y sus dificultades para generar planes de estabilidad material a largo plazo para él y su familia, como al desafío que ese escenario familiar implicó para la propia nativa. Hubo algo del “echar raíces” y de la pertenencia a un lugar, temas de la casa 4, que se vieron fuertemente obstaculizados para Louisa y su familia (Saturno en casa 1 y ejerciendo una cuadratura superior exacta con el regente del Ascendente, en casa 4). 

Durante su estancia como enfermera en un hospital durante la Guerra de Secesión, Louisa enfermó de fiebre tifoidea a causa de condiciones insalubres. Le administraron un tratamiento que consistía en ingerir mercurio, lo que afectó su organismo de modo irreversible y le produjo enfermedades crónicas. Es posible identificar aquí un evento de destino relacionado con su Ascendente en Virgo, que se articula con su Luna en casa 6: una casa donde se pone en juego la salud, que se encuentra en aversión al Ascendente y además regida por Saturno. Por lo tanto, su enfermedad puede interpretarse en términos de la debilidad de la posición de la Luna, que es uno de los significadores del cuerpo físico. Además, debemos notar la correspondencia literal del mercurio causando efectos determinantes en la vida de la nativa, afectando su cuerpo físico y su vitalidad.  

Hay dos eventos que la misma Louisa definió como grandes tragedias de su vida: la muerte de una de sus hermanas menores –representada en Mujercitas con el fallecimiento de Beth– y el casamiento de su hermana mayor. La muerte y el matrimonio: dos formas bajo las cuales Louisa sintió que la vida le arrebató a sus hermanas, y que significaron para ella una ruptura terrible del concepto de hermandad. Es posible identificar aquí varios aspectos de su mapa natal: lo significativa que fue para Louisa la relación con sus hermanas, con un carácter constitutivo de su identidad, tal como hemos desarrollado al analizar el emplazamiento del Sol en la casa 3; la fuerza de Saturno como maléfico contrario en secta operando como límite y manifestándose entre otras cosas en la muerte de su hermana (aquí también podríamos pensar en la relación de cuadratura por signo que existe entre Saturno y el Sol en la casa 3). 

Louisa deseaba escribir cuentos y novelas de suspenso. Fue para sacar a su familia de la pobreza que aceptó el encargo de su editor de escribir una novela para mujeres jóvenes, no porque le interesara el género romántico femenino. Es posible vislumbrar en este punto, no solamente el protagonismo de su Saturno en Virgo en casa 1 en diálogo con Mercurio en casa 4 –puso su disciplina y capacidad de trabajo al servicio de las necesidades de su familia, sobreadaptándose desde muy pequeña a lo que requería el sistema en que estaba inmersa–, sino también cómo algo de su yo solar quedó oculto, lo que se corresponde con la casa 12 en Leo. 

Pero, por otro lado, Saturno en Virgo en casa 1, además de representar fuertes desafíos en la vida de Louisa, también puede reconocerse en tanto la manifestación de una enorme fuerza hacedora, que le permitió tomar responsabilidades y poder llevarlas adelante, le dio capacidad para estructurar un camino disciplinado en la escritura y conseguir de ese modo la estabilidad económica que durante tanto tiempo había estado desafiada.

Si te gustó esta nota puedes compartirla: 

Contenido destacado

Astrología Hermética | El Camino de Hermes

Leer más →

El juego de Lila | Michael Gadish

Leer más →

Tradicionalismo | Mark Sedgwick

Leer más →

A Héctor D. Mandrioni

Leer más →