ASTROLOGÍA Y CIENCIA OCCIEDENTAL MODERNA

STANISLAV GROF

 

 

Astrología y Ciencia Occidental Moderna

Así como muchos otros sistemas esotéricos, la astrología fue una de las víctimas del racionalismo y el materialismo de la Revolución Científica. Se rechazó no porque se hayan realizado pruebas científicas que demostraron que sus premisas eran falsas, sino por su incompatibilidad con los supuestos metafísicos fundamentales de la ciencia occidental dominada por el materialismo monista. Con mayor particularidad, hay varias razones importantes para que los científicos materialistas rechacen la astrología.

Primero, la ciencia occidental presenta al universo como un sistema mecánico impersonal y en gran parte inanimado, una super-máquina que se creó a sí misma y está gobernada por leyes naturales mecánicas. En este contexto, la vida, la conciencia y la inteligencia son vistas como productos más o menos accidentales de la materia. En contraste, las suposiciones básicas de la astrología son que el cosmos es una creación de inteligencia superior, que se basa en un orden más profundo inconcebiblemente intrincado, y que este orden refleja un propósito superior. La perspectiva astrológica refleja fielmente el significado original de la palabra griega Kosmos que describe el mundo como un sistema inteligentemente ordenado en patrones y coherentemente interconectado, en donde la humanidad es una parte integral del todo. Desde este punto de vista, la vida humana no es el resultado de fuerzas aleatorias regidas por una suerte azarosa, sino que sigue una trayectoria inteligible que de alguna manera está en sintonía con los movimientos de los cuerpos celestes y, por lo tanto, puede intuirse, al menos parcialmente.

Segundo, porque el pensamiento astrológico presupone la existencia de arquetipos -principios primordiales eternos que subyacen e informan el tejido del mundo material. Reconoce una dimensión de la realidad que no puede detectarse utilizando técnicas de la ciencia moderna. Bajo la influencia del materialismo positivista, la ciencia reconoce la existencia de dimensiones ocultas e invisibles de la realidad sólo si se puede acceder a ellas mediante el uso de dispositivos que amplían el alcance de nuestros sentidos, como microscopios, telescopios o sensores que detectan varias bandas de radiación electromagnética. La dimensión arquetípica claramente no encaja en esta categoría.

La tendencia a interpretar el mundo en términos de principios arquetípicos surgió por primera vez en la antigua Grecia, y fue una de las características más notables de la filosofía y cultura griegas. Los arquetipos se pueden ver desde varias perspectivas diferentes. En las epopeyas homéricas adoptaron la forma de figuras mitológicas personificadas, como deidades, como Zeus, Poseidón, Hera, Afrodita o Ares. En la filosofía de Platón, fueron descriptos como principios metafísicos puros, las Ideas o Formas trascendentes que poseían una existencia propia e independiente en una dimensión que no accesible para los sentidos humanos comunes. En los tiempos modernos, C.G. Jung introdujo el concepto de arquetipos en la psicología moderna, describiéndolos principalmente como principios psicológicos. Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de Jung y de sus intentos de formular una teoría basada únicamente en la observación empírica de la psique, la existencia de los arquetipos generalmente son ignorados o rechazados por el mundo científico.

Tercero, otro obstáculo importante para considerar seriamente a la astrología es el pensamiento exclusivamente determinista de la ciencia occidental. El universo es visto como una cadena mecanicista de causas y efectos, y el principio de causalidad determinista lineal es considerado un requisito para todos los procesos en el universo. Una de las principales excepciones a esta regla, el origen del universo y la cuestión de la «causa de todas las causas», rara vez se menciona en las discusiones científicas. La causalidad determinista es el único tipo de influencia que muchos críticos de la astrología pueden imaginar y tomar en consideración. Y la idea de un efecto material directo de los planetas sobre la psique y el mundo es, por supuesto, inverosímil y absurda.

Finalmente, el énfasis que la astrología pone respecto al momento del nacimiento no tiene ningún sentido para la psicología académica y la psiquiatría que, en general, no consideran el nacimiento biológico como un evento psicológicamente relevante. Los psiquiatras académicos y clínicos suelen utilizar un marco conceptual muy estrecho limitado a la biografía postnatal y al inconsciente individual freudiano. Por lo general, no reconocen el nivel perinatal del inconsciente relacionado con la memoria profunda del trauma del nacimiento y su fuerte influencia en la personalidad adulta y las experiencias biográficas. El rechazo de la importancia psicológica del nacimiento, se basa en la suposición altamente cuestionable de que el cerebro del recién nacido no puede registrar el impacto traumático de la experiencia del nacimiento, debido a que el proceso de mielinización (formación de las vainas grasas de mielina que cubren las neuronas) no está completamente finalizado en sus cerebros al momento del nacimiento.

Evidencia de la Astrología en la Investigación Holotrópica

Sin embargo, desde los años 1950s, varias décadas de investigación sistemática sobre los estados holotrópicos han generado cantidades enormes de datos que socavan estos supuestos básicos de la ciencia materialista, y aportan evidencia que apoya la astrología. Estas observaciones revelan:

  1. La existencia de experiencias transpersonales que orientadas a un cosmos animado, impregnado de conciencia e inteligencia cósmica creativa .  
  2. La posibilidad de una experiencia directa de realidades espirituales, incluyendo figuras, motivos y reinos arquetípicos, y la validación empírica respecto a la autenticidad de estas experiencias.
  3. La importancia de la psicodinámica de la experiencia del nacimiento, siendo ésta crítica para el posterior desarrollo psicológico y la vida del individuo.
  4. La existencia de sincronicidades que representan una importante y viable alternativa al principio de causalidad mecanicista.
  5. Las sorprendentes correlaciones entre la psicodinámica del proceso del nacimiento y los arquetipos planetarios asociados con los cuatro planetas exteriores.
  6. El extraordinario potencial predictivo de los tránsitos astrológicos respecto a la naturaleza, el momento y el contenido de los estados holotrópicos de conciencia.
  7. El reconocimiento de profundas conexiones entre el patrón arquetípico de las cartas natales y los sistemas COEX de la psique individual.
  8. La relación entre los tránsitos astrológico mundiales y los patrones de incidencia y diagnósticos de psicopatologías.

 

Extracto del artículo completo publicado en «Archai: The Journal of Archetypal Cosmology • Volume 1, Number 1 (Summer 2009).»

ACERCA DEL AUTOR

Stanislav Grof, MD es psiquiatra clínico con más de 60 años de experiencia en la investigación de estados no-ordinarios de conciencia inducidos por sustancias psicodélicas y por psicoterapia experimental. Es uno de los fundadores y principales teóricos de la psicología transpersonal, y el presidente fundador de la International Transpersonal Association (ITA). Es autor de los libros: Psicología del futuro, Psicoterapia con LSD, Más allá del cerebro, El juego cósmico, Cuándo sucede lo imposible, El viaje definitivo, Investigación sobre la conciencia moderna y la comprensión del arte, y coautor con Christina Grof de Respiración Holotrópica, La Tormentosa Búsqueda del Ser, Emergencia Espiritual, Más Allá de la Muerte y más de 150 artículos académicos.

 

CURSO ONLINE PSIQUE & COSMOS

En este curso online intensivo de 2 MESES aprenderás losfundamentos de la astrología arquetipal, la psicología transpersonal y los estados no-ordinarios de conciencia de la mano de dos grandes referentes. Stan Grof y Richard Tarnas.

Recibirás 6 clases grabadas + 2 clases en vivo con Richard Tarnas + material escrito inédito en español.

Si te gustó esta nota puedes compartirla: 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes consultas?

¿Tienes consultas?